Julia Margaret Cameron

Tras una agradable charla con el señor Carroll, yo, Madame L., decidí hacerle caso y fui a visitar a una de las fotógrafas que me recomendó, Julia Margaret Cameron (1815-1878).  Para que os hagáis una idea de cómo es, no la describiré yo sino su propia sobrina:

“…a terrifying elderly woman, short and squat, with none of the Pattle grace and beauty about her, though more than her share of their passionate energy and wilfulness. Dressed in dark clothes, stained with chemicals from her photography (and smelling of them too), with a plump, eager face and piercing eyes and a voice husky, and a little harsh, yet in some way compelling, and even charming…”
Laura Gurney Troubridge, sobrina de Julia Margaret Cameron (y modelo frecuente de sus fotografías) Escrito conservado en el Victoria and Albert Museum.

"Julia Margaret Cameron", Henry Herschel Hay, 1870

“Julia Margaret Cameron”, Henry Herschel Hay, 1870

Mrs. Cameron (de soltera Pattle) no tuvo reparos en contarme las circunstancias que rodean su vida y su afición por la fotografía: hija de un oficial de la Compañía Británica de las Indias Orientales, nació en Calcuta y estudió en París e Inglaterra, pero será de nuevo en la India cuando conozca al que se convertiría en su marido, Charles Hay Cameron. Cuando Mr. Cameron se jubiló, la familia se mudó a Londres en 1848, donde disfrutaron de una vida desahogada, y posteriormente se trasladaron a la isla de Wight, en 1860, siendo vecinos del poeta Alfred Tennyson y su familia. Las hermanas de Julia, conocidas por su belleza, se habían casado con sendos nobles ingleses y vivían también en Inglaterra. Una de ellas, Sarah Prinsep,  había organizado un salón de reuniones en Little Holland House (Kensington, Londres) donde Julia pudo tener contacto con gran cantidad de intelectuales y artistas: G. F. Watts, William Holman Hunt, Tennyson, Robert Browning, John Everett Millais, William Michael Rossetti, Edward Burne-Jones, Charles Darwin, etc. Muchos de ellos, amigos de Julia, aparecerían más tarde en sus retratos, así como los intelectuales que conoció en casa de los Tennyson en la localidad de Freswater (Isla de Wight). Especialmente importantes fueron tres de ellos: el escritor y matemático Charles Dodgson (Lewis Carroll), el fotógrafo Oscar Rejlander, y el matemático, astrónomo y fotógrafo aficionado John Herschel. Todos ellos le enseñarían los fundamentos de la técnica e influirían en la fotografía posterior de Mrs. Cameron, especialmente Mr. Herschel, al que conoció en la India y con quien aún mantiene una gran amistad.

"Sir John Herschel", Julia Margaret Cameron, 1867

“Sir John Herschel”, Julia Margaret Cameron, 1867

Pero ¿cómo, cuándo y por qué empezó a fotografiar? Mrs. Cameron me contestó que su carrera como fotógrafa había comenzado de una manera completamente fortuita: en 1863, cuando tenía 48 años (aunque sea indecoroso revelar la edad de una dama, me arriesgaré) su hija mayor, recién casada y preparada para abandonar el hogar, le regaló una cámara fotográfica:

“My first lens was given to me by my cherished departed daughter and her husband with the words, “It may amuse you, Mother, to try to photograph during your solitude at Freshwater”.

Julia Margaret Cameron, Annals of my Glass House, 1874.

Mrs. Cameron comenzó a aprender rápidamente los rudimentos del arte fotográfico, pero primero tuvo que procurarse un lugar idóneo donde revelar las placas, además de un estudio suficientemente iluminado para realizar en él sus retratos. Así pues, como cuarto oscuro decidió utilizar la carbonera de su casa, mientras que el cobertizo que estaba destinado a los pollos y gallinas se convirtió en su estudio, que pronto se pobló de otro tipo de habitantes:

“I turned my coal-house into my dark room, and a glazed fowl-house (…) became my glass house! (…) The society of hens and chickens was soon changed for that of poets, prophets, painters and lovely maidens.”

Julia Margaret Cameron, Annals of my Glass House, 1874.

Mrs. Cameron comenzó a hacer fotografías al colodión húmedo tanto de parientes y amigos como de los sirvientes de su propia casa, en ocasiones caracterizados como personajes de leyendas o de historias bíblicas. Por eso en su obra podemos encontrar tanto retratos como composiciones alegóricas que, sin embargo, se alejan bastante de lo habitual para la época: las fotografías de Cameron destacan por su simplicidad y economía de medios. Lejos de crear composiciones recargadas con fondos efectistas, demostró un interés especial por la figura humana, que hace resaltar colocando a sus modelos sobre fondos normalmente neutros, con frecuencia oscuros, y retratándolos en primeros planos.

Sus comienzos, a pesar de todo, fueron difíciles: le costó casi un año obtener una buena fotografía, pero ésta al fin llegó en enero de 1864. Lo que Mrs. Cameron bautizó, orgullosa, como “My very first success!” era el retrato de Annie Wilhelmina Philpot, hija de del poeta William Benjamin Philpot. A partir de entonces sus fotografías irían ganando en calidad y complejidad, pues ella misma indicaba a los modelos cómo situarse ante la cámara y elegía sus peinados, sus vestidos y la decoración circundante. Sin embargo, los expertos siempre criticaron su imperfección técnica: con frecuencia sus fotografías mostraban huellas, manchas o arañazos, además de cierta distorsión en el enfoque que revestía a sus imágenes de un cierto halo nebuloso.

"Annie, my very first success in photography", Julia Margaret Cameron,  1864

“Annie, my very first success in photography”, Julia Margaret Cameron,
1864

Mrs. Cameron fue una de las primeras fotógrafas que decidió registrar sus obras en la British Copyright Office, pues era muy consciente del valor artístico de su trabajo. Ingresó además en las Sociedades Fotográficas de Londres y Escocia y comenzó a enviar sus obras a exposiciones y concursos, e incluso tuvo a su propio marchante artístico, perteneciente a la prestigiosa compañía P. & D. Colnaghi. Sin embargo, la mayoría de los periódicos y revistas especializadas le dedicaron comentarios como:

“We must give this lady, credit for daring originality, but at the expense of all other photographic qualities”

The Photographic Journal, 1864.

Sobre la cuestión más comentada de sus fotografías,  el desenfoque, ella misma escribió a su amigo John Herschel:

“What is focus and who has the right to say what focus is the legitimate focus?”
Julia Margaret Cameron, Carta a Sir John Herschel, 31 Diciembre, 1864, Heinz Archive and Library, National Portrait Gallery, London.

De hecho, a Mrs. Cameron le preocupaba bastante menos la perfección en el enfoque que el efecto global de la fotografía:

“That is to say, that when focussing and coming to something which, to my eye, was very beautiful, I stopped there instead of screwing on the lens to the more definite focus which all other photographers insist upon.”

Julia Margaret Cameron, Annals of my Glass House, 1874.

El arte del Renacimiento tuvo una profunda influencia en su obra, que podemos comprobar especialmente en sus fotografías de madonnas, con títulos como “La Madonna Penserosa”, “La Madonna della Ricordanza” o “La Madonna Riposata”.

“La Madonna Penserosa”, Julia Margaret Cameron,  1864

“La Madonna Penserosa”, Julia Margaret Cameron, 1864

"Rezo y alabanza", Julia Margaret Cameron, 1865

“Rezo y alabanza”, Julia Margaret Cameron, 1865

También la pintura prerrafaelita, como comenté en mi conversación con el señor Carroll, comparte muchos de sus temas legendarios y mitológicos con la fotografía de Cameron:

"La muerte de Arturo", Julia Margaret Cameron, 1874

“La muerte de Arturo”, Julia Margaret Cameron, 1874

"Eco", Julia Margaret Cameron, 1868

“Eco”, Julia Margaret Cameron, 1868

"Alethea" (Modelo: Alice Pleasance Liddell), Julia Margaret Cameron, 1872

“Alethea” (Modelo: Alice Pleasance Liddell), Julia Margaret Cameron, 1872

"Beatrice Cenci" (Modelo: May Prinsep), Julia Margaret Cameron, 1866

“Beatrice Cenci” (Modelo: May Prinsep), Julia Margaret Cameron, 1866

Y, para terminar, os dejo con dos de mis preferidas:

"Ellen Terry con 16 años", Julia Margaret Cameron, 1864

“Ellen Terry con 16 años”, Julia Margaret Cameron, 1864

"Yo espero" (Modelo: Rachel Gurney), Julia Margaret Cameron, 1872

“Yo espero” (Modelo: Rachel Gurney), Julia Margaret Cameron, 1872

Por cierto, Julia Cameron me presentó también a su sobrina, Julia Prinsep Stephen, que se ha casado hace poco. Dice que quiere llamar a su próxima hija Virginia y buscará una habitación propia para ella. De repente he tenido el presentimiento de que acabará casada con alguien apellidado Woolf…

"Julia Jackson" (Julia Stephen de casada, sobrina de Julia Cameron y madre de Virginia Woolf), Julia Margaret Cameron, 1867

“Julia Jackson” (Julia Stephen de casada, sobrina de Julia Cameron y madre de Virginia Woolf), Julia Margaret Cameron, 1867

 

Más información:

Julia Cameron en el Victoria & Albert Museum (biografía, técnica fotográfica, obras,…)

Artículo web sobre Julia Cameron: COLORADO, Óscar, “Julia Margaret Cameron, fotógrafa visionaria”.

Artículo web en el que se relaciona a Cameron con otros fotógrafos de la época: FERNÁNDEZ, Héctor, “Grandes Fotógrafos: Julia Margaret Cameron“.

CAMERON, Julia MargaretAnnals of my Glass House, 1874, en pdf.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s